Este sitio es para toda persona nacida en esta hermosa tierra. Para todo aquél que se sienta orgulloso por su comuna. para el que sigue aquí, para el que está lejos y para los que de una u otra forma se les ha impregnado en la memoria el nombre de Nacimiento. Más de cuatrocientos años de historia forjaron nuestras raíces, de aquí surgieron patriotas forjadores de nuestra independencia, artistas, escritores, congresistas, héroes, deportistas, nacimentanos de corazón.

Aquí está tu espacio, tu cita con la historia, con el presente y el rincón de los recuerdos y la posibilidad de expresar tus sentimientos por tu pueblo, tu opinión nos interesa, no dejemos en el olvido este pedazo de tierra con una de las historias más extensas e importantes de nuestra patria.
Cada pueblo, cada país, incluso cada persona le asigna importancia a algún tipo de recuerdo. Practicar el ejercicio de mirar hacia atrás es para entendernos mejor, pues el pasado a menudo nos ofrece las claves necesarias para desenvolverse en forma adecuada y exitosa en el presente.
La Historia busca recrear esas vidas y experiencias de esos antepasados, pero no con un mero afán de curiosidad, sino con un espíritu crítico que permita ir descubriendo el legado de los que ya no están. Ahí en el acto de recordar, está la conexión con nuestras raíces, con nuestra Historia.
La historia de más de cuatro siglos de Nacimiento, nos muestra que somos una comunidad muy amplia, que tiene raíces en las civilizaciones precolombinas, la irrupción europea trastocó la historia, el choque de dos identidades con pocos elementos en común, modificó el modo de ser de ambos grupos, configurando la nueva identidad mestiza. El descubrimiento del Nuevo Mundo, marcó un hito en la historia de la humanidad. Todo un continente se moviliza desde la vieja Europa a colonizar estas tierras, impregnándolas con sus tradiciones, costumbres, idiomas y mezclándose en el surgimiento de una nueva raza. Lo que hoy somos, casi como el producto de la fantasía sucedió en esta región hace ya más de 4oo años, como resultado de la audacia de los conquistadores y la pujante y tesonera fuerza de los caciques araucanos. Fue aquí donde la lanza y la espada se encontraron para formar un nuevo pueblo.
"Los pueblos que no conocen su historia, sus errores y sus aciertos, pierden conciencia de sus destinos y los que se apoyan en las tumbas gloriosas de sus antepasados, son los que mejor preparan el porvenir".
Te invito a conocer nuestra historia, eres bienvenido.

martes, 15 de mayo de 2012

EL MESTIZO ALEJO


                Parece ser que “Ñancu”, como le llamaban los indios, nació en la Regua Mareguano (provincia india), junto a las quebradas de Lincoya o en la isla de la Laja, alrededor del año 1655 y 1660, durante el gobierno español de Porter Casanate.
                El mestizo “Alejo” fue hijo de una española y un mapuche, su verdadero nombre era Alejandro de Vivar.
                En una de las acostumbradas malocas o correrías a territorio enemigo, donde los indígenas se robaban animales y mujeres, sorprendieron a una comitiva española en plena travesía por territorio mapuche. Don Alejandro de Vivar del Risco, retornaba a Concepción, después de visitar a su familia. De improviso se vio rodeado de araucanos, quienes exigieron a cambio de su vida, como parte del botín de guerra todo lo que llevaba incluyendo mujeres, entre ellas a la hermosa joven de 18 años Isabel de Vivar y Castro, quien pasó a poder de Curivilú, con quien más tarde tuvo un hijo mestizo, conocido como Alejo o Ñancu (águila en Mapudungun). Alejo se crió junto a los mapuches y adquirió las raíces araucanas.
                En una redada española, Alejo y su madre fueron rescatados cuando este tenía 5 años. De vuelta en Concepción, Isabel sólo recibió el desdén a causa de su forzado concubinato y el producto de ello, Alejo.
                Isabel optó por ingresar a un convento para ocultar su vergüenza, su hijo pasó a cargo de sus parientes, recibiendo una educación modesta y por supuesto debido a su origen sufrió humillaciones, poca consideración y muy pocos privilegios de la clase criolla.
                Alejandro de Vivar regresó con los araucanos que lo recibieron con los brazos abiertos, porque tenía conocimientos especialmente en el campo militar, se puso al servicio de la causa mapuche y pronto reveló sus dotes de líder y empezó a organizar sus “conas” (guerreros).
                Alejo tuvo el privilegio de llegar a ser el único toqui no mapuche y pronto se sintió listo para ejecutar su vengativo plan a los odiados huincas o españoles.
                En una de sus andanzas, capturó a dos españolas jóvenes a quienes hizo sus concubinas, despertando los celos de sus esposas mapuches, quienes resolvieron matarle por despecho.
                Estando ebrio y durmiendo en su rehue fue asesinado mientras dormía. Ambas mujeres prefirieron exiliarse en el fuerte español y el gobernador las premió y se le concedió pensión vitalicia.

Extracto de la Historia de Chile según Francisco Antonio Encina.
www.nacimientotumemoria.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Links de Interés

  • www.laguerradelpacifico.cl
  • www.veteranos79.cl
  • www.memoriachilena.cl
  • www.chiletumemoria.cl